subastando la neurona

 
 

tan profundo y superficial como la vida misma...
Calificar esta entrada

LA EPOCA MEDIEVAL EN LA IGLESIA CONTEMPORANEA.

Enviar "LA EPOCA MEDIEVAL EN LA IGLESIA CONTEMPORANEA." a del.icio.us Enviar "LA EPOCA MEDIEVAL EN LA IGLESIA CONTEMPORANEA." a Digg Enviar "LA EPOCA MEDIEVAL EN LA IGLESIA CONTEMPORANEA." a StumbleUpon Enviar "LA EPOCA MEDIEVAL EN LA IGLESIA CONTEMPORANEA." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 05-oct-2012 a las 14:48 por souljazz

Con el ansia de notoriedad, posición ó reconocimiento cada día es más claro que mucha gente quiere ser etiquetado o mirado con admiración por la posición o grado que sostiene.

En la antigüedad medieval los títulos nobles eran la base de su sistema económico, social y religioso. Era la forma de organizar la posesión de la tierra y las relaciones entre los reales. Era marcada la diferencia de clases, al grado que se dice que:

La nobleza es de sangre azul porque al no realizar tareas en el campo, los nobles no tenían la piel morena y a través de su blanquísima piel las venas parecían llevar sangre azul.

Es irónico pensar en que dentro de la iglesia exista esto de los títulos de nobleza y la famosa diferencia de clases. Cualquiera dirá “eso no es cierto” en la iglesia todos somos iguales. Pero no es verdad; todo nace desde el corazón del hombre. Esa necesidad de ser mejor o mayor que alguien ha permeado la cultura del cielo que nos enseña “el que quiera ser mayor debe ser servidor de todos”.

Hoy día muchos y muchas catalogan su vida ministerial por cuantos títulos tengan detrás de su nombre.

Recuerdo hace años siendo joven aquel pastor que le dije “hermano fulano” y me corrigió “pastor”; volví a decir “hermano fulano” volvió a decir “pastor que mis años me costaron”.
En aquellos años me sentí mal por olvidarme de darle su título a aquel hombre.

Al tiempo me encontré con otro personaje que por la costumbre y el mal rato un día le dije:
“pastor fulano” y me corrigió “apóstol”… volví en la charla a decirle “pastor fulano” y volvió a recalcar “apóstol por favor”…

En fin que ahora parece que muchos piensan que son de otra casta, de otro linaje o de otra clase por tener tal o cual función dentro de la vida de las congregaciones. Ya no es suficiente ser hermano, amigo, etc. Ahora es necesario dirigirte a tales como si fueran aquellos duques o condes del medioevo.

Es tan ridículo verlo que hasta se hacen presentar como la panacea de la iglesia… se prenden las luces y se escucha al presentador:
“ahora recibamos al que une los 5 ministerios en su vida, que ha visitado 40400 ciudades, que ha alcanzado a 7300 cuatrillones con el evangelio, conocido en marte y Saturno, levanta muertos, maldice cristianos y tiene la visión de dios para el 2018, con uds el reverendo “X””.
Es de risa pero que triste estado en el liderazgo de la iglesia. Requerir títulos para ¿ser? Requerir títulos para ¿valer?

Pero mucha de la culpa la tiene el vulgo, perdón nosotros. Por no ser correctos y sencillos con aquellos verdaderos líderes que tenemos a nuestro alrededor. Por querer vivir admirando y elevando a personajes en lugar de reconocer a los que tenemos y vivir con el pensamiento sencillo de la Escritura y que vemos reflejado en la vida de Cristo.

Quitémonos la mentalidad medieval, honremos a quienes ejercen un ministerio entre nosotros con nuestras oraciones, nuestro apoyo y sobre todo nuestro trato como a iguales, eso enseñara a todos a que en Cristo somos un cuerpo con diferentes funciones pero con la misma validez y lugar en el corazón de Dios.





Por cierto y a modo de aclarar, yo también soy pastor y apostol…..



pastor de mi casa y apóstol a mi pequeño entorno jeje
Publicado en Rey de Reyes
Vistas 4032 Comentarios 3
Total de comentarios 3

Comentarios

  1. Viejo comentario
    Triste!
    Y no creo que el mal esta en admirar u honrar a personas con titulos y un trato que les otorga un lugar especial, aparte del resto de nosotros. Esto no es tan solo parte de nuestra naturaleza, sino que nos ayuda a perpetuar todas aquellas cosas que consideramos virtuosas. para que las heredemos a las generaciones venideras.
    Lo malo esta en la superficialidad o vanalidad de estos titulos en si mismos. Apostol? Que atrevimiento!
    Pastor? que el reconocimiento venga de aquellos que sinceramente desean honrarle a usted y al titulo.

    Y el titulo de "Senior" (a), "Diacono" (a), "hijo (a) mayor", "mama" "papa", etc. SOn titulos a los cuales les DEBEMOS vivir con la dignidad que estos deben acarrear para nosotros.

    Pero me supongo que es mas facil reclamar estos titulos de los labios de los demas, que hacer el esfuerzo de vivir para llenarlos.
    Enviado el 06-oct-2012 a las 14:38 por Yenia Yenia está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  2. Viejo comentario
    para corregir...cuando digo vanalidad o superficialidad de los titulos, no quiero decir que estos son por naturaleza asi, sino que los hacemos asi CUANDO NO VIVIMOS PARA LLENARLOS y en su lugar reclamamos nombres vacios.
    Enviado el 06-oct-2012 a las 14:40 por Yenia Yenia está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  3. Viejo comentario
    interesante anotación hna Yenia.. muy valida....

    gracias por leer...
    Enviado el 07-oct-2012 a las 09:16 por souljazz souljazz está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 22:04.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.