yblancom

 
 

Calificar esta entrada

Consecuencias de amar la biblia...

Enviar "Consecuencias de amar la biblia..." a del.icio.us Enviar "Consecuencias de amar la biblia..." a Digg Enviar "Consecuencias de amar la biblia..." a StumbleUpon Enviar "Consecuencias de amar la biblia..." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 28-ago-2017 a las 19:41 por yblancom

¡Oh cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación” (Sal. 119:97).

En esta estrofa del Salmo (vv. 97-104) no hay peticiones, sólo reflexiones. Dios llama nuestra atención a considerar la Biblia como elemento de meditación, donde se expande la visión y la luz de ella da intensidad al propósito de la vida.

La Palabra no es sólo medio de instrucción, sino objeto de amor (v. 97a). Se ama por experiencia personal con ella, es consuelo (v. 82), es medio de orientación, es también motivo de gozo (v. 47). Sobre todo, es elemento fundamental en la defensa contra Satanás (Ef. 6:17). La Biblia se ama en la misma medida en que se ama al Señor. El amor va acompañado de respeto porque es la ley de Dios. De Él procede, Él la inspiró y la dio para ser obedecida. Una notable progresión: amar, reconocer y meditar. Es una práctica habitual, ya que debe hacerse todo el día (v. 97), es decir, no pasa un día sin que haya un tiempo de meditación en la Palabra. La mente llena de la Escritura no tiene espacio para otros pensamientos que inquieten.

La Biblia da sabiduría en relación con tres clases de personas​:​

- Sobre los enemigos (v. 98). Es fácil caer en las trampas que nos tienden, pero la Palabra dice que “a sus ángeles mandará cerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra” (Sal. 91:11-12). Ella abre para nosotros el camino del buen sentido y de la sabiduría (v. 66). ¿No queremos ser presa de los enemigos? Busquemos la sabiduría en la Escritura. El secreto es tener la Biblia siempre a mano (v. 98b).

- Nos da sabiduría en relación con los maestros (v. 99). No podemos rechazarlos porque son un don del Espíritu (Ef. 4:11), pero la Palabra hace sabio a quien sigue sus enseñanzas, meditándolas y reflexionando sobre ella.

- También actúa en relación con los mayores (v. 100). Estos son sabios por experiencia en la vida. Pero ninguna sabiduría puede superar a la Escritura. La progresión es clara: los enemigos son sabios en sutilezas; los maestros lo son en conocimientos; los mayores en experiencia. Frente a todo esto está el poder transformador y conductor de la Biblia. La relación con ella produce una provisión de vida agradable delante de Dios (v. 101). El que la ama es afecto en su forma de ser, porque “se retira del mal camino para guardar su Palabra”. El creyente aparta su vida de cuanto sea contrario a ella.

¿Queremos tener el agrado de Dios? Vivamos conforme a su Palabra. Por eso alcanzaremos una vida de fidelidad, al no apartarnos de lo establecido en ella (v. 102). El creyente que ama y obedece la Palabra le es comida esencial para su vida (v. 103). Así decía Job: “Del mandamiento de sus labios nunca me separé; guardé las palabras de su boca más que mi comida” (Job. 23:12). Cuando la fuerza espiritual se debilita, cuando la fe flaquea, cuando la tristeza invade el alma, debemos preguntarnos de qué palabras nos estamos alimentando.

Debo entender bien todo esto. Los libros hacen científicos, pero sólo la Biblia hace sabios. El único camino bendecido está en amar la Palabra. Necesito acudir a ella hoy, mañana y siempre, por eso doblo mis rodillas y pido a Dios: “Abre mis ojos y miraré las maravillas de tu ley”.
Autor: Pastor Samuel Pérez Millos
Publicado en Sin categorizar
Vistas 262 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 17:48.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.