leebajita

 
 

Calificar esta entrada

SEQUIA....

Enviar "SEQUIA...." a del.icio.us Enviar "SEQUIA...." a Digg Enviar "SEQUIA...." a StumbleUpon Enviar "SEQUIA...." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 11-ene-2014 a las 23:06 por leebajita

Bendito es el hombre que confía en el SEÑOR, cuya confianza es el SEÑOR. Será como árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces junto a la corriente; no temerá cuando venga el calor, y sus hojas estarán verdes; en año de sequía no se angustiará ni cesará de dar fruto.Jeremías 17:7-8
A causa de nuestro suave invierno y la falta de lluvia esta primavera, mi parte del país se encuentra en un período de sequía. Han pasado muchas, muchas semanas que no había lluvia en nuestra tierra. Los aspersores se va a toda velocidad, pero todavía la vegetación se está secando y el césped se están convirtiendo en marrón.
La sequía se define generalmente como un período de lluvias anormalmente bajas. Pero también se define como la escasez. Esta definición podría encajar con tu vida ahora mismo - no ha habido una escasez definitiva de las "buenas" cosas que suceden en tu vida. Han habido muchos, muchos días, sin una señal o un susurro de cambio. Ha habido día a día la falta de la incomunicación puntiaguda. Ha habido circunstancias después de la circunstancia de que te dejan seco y marchito.
A pesar de la sequía, aún podemos orar para que llueva. El Dios que envía el sol para secar la tierra puede fácilmente enviar las aguas. Debemos orar para que Dios envíe sus lluvias de bendiciones en nuestras vidas y las vidas de los que oramos. Nuestras oraciones nos conectan con un Dios de amor, un Dios que escucha y responde cuando es el momento adecuado para la lluvia. La oración del justo es poderosa y eficaz.
Elías era un hombre de pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviera, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto. Santiago 5:17-18
En 1 Reyes 18 leemos la historia de Elías y Acab. Poco después que Elías había derrotado a los profetas de Baal en el monte Carmelo, el habló con Acab.
Y Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque se oye el estruendo de mucha lluvia. Acab subió a comer y a beber, pero Elías subió a la cumbre del Carmelo; y allí se agachó en tierra y puso su rostro entre las rodillas. 1 Reyes 18:41-42
¿Oyó Elías el trueno a la distancia? ¿Vio las nubes crecientes de lluvia en el horizonte? ¿Olio la electricidad en el aire de una tormenta que se avecinaba? No, las palabras de Elías a Acab fueron las palabras de fe. Antes que el sonido de un trueno, antes de ver las nubes - Elías dijo a Acab que habría lluvia.
¿Cómo podía saber Elías que iba a llover? Lo sabía porque había orado en fe, en la voluntad de Dios. Dios había enviado sólo un fuego para consumir su sacrificio en el monte Carmelo. Elías sabía que Dios contesta las oraciones.
¿Cómo sabemos que nuestra sequía va a terminar? Debido a que hemos orado con fe. Sabemos que nuestro Dios es un Dios que cumple sus promesas. Nosotros, como Elías, hemos sido el destinatario de muchas respuestas a la oración. Él nos ha liberado antes y nos librará de nuevo. Es más, sabemos que estamos orando en la voluntad de Dios. Cada oración según la voluntad de Dios es contestada antes de terminar la oración. Desde el primer día que comenzamos a orar acerca de algo, la ha escuchado y respondido.
Entonces me dijo: No temas, Daniel, porque desde el primer día en que te propusiste en tu corazón entender y humillarte delante de tu Dios, fueron oídas tus palabras, y a causa de tus palabras he venido. Daniel 10: 12
Después de que Elías habló con Acab, envió a su siervo para observar el horizonte para la lluvia. Siete veces envió a su siervo y siete veces el siervo regresó y le dijo que no había nada allí. Sin embargo, Elías no se dio por vencido, sino que esperó en fe.
Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, miró y dijo: No hay nada. Y Elías dijo siete veces: Vuelve a mirar. 1 Reyes 18:43
¿Se desespero Llevó Elías asumiendo que su oración no sería contestada? ¿Se rindió Elías después de tres, cuatro, cinco veces de mirar hacia el mar? ¿Cuando no había nubes en el horizonte, Elías sacudía la cabeza y murmuro: "Creo que nunca se sabe lo que Dios va a hacer"?No, Elías persevero en la oración, perseveró en la observación, persevero en la fe. Esta es la instrucción de Dios para nosotros - no te rindas. No importa cuántas veces miras hacia el horizonte - viendo la lluvia, esperando la lluvia, creyendo en la lluvia - y ante el hallazgo de que la sequía continúa, sigue perseverando en la oración por tu ser querido. Sigue buscando, sigue esperando, sigue creyendo. Puede estar en una temporada de sequía en estos momentos pero hay que confiar y creer que la sequía no durará para siempre. Así como mis noticias locales pronostican una oportunidad para las lluvias para los próximos días, el Señor, Tú Dios pronostica lluvias de bendiciones si sólo puedes seguir creyendo y orando por la salvación de tu ser querido. ¡Algún día pronto la temporada de sequía terminará y te regocijarás cuando veas esa nube tan pequeña como la mano de un hombre sube del mar!
Y sucedió que a la séptima vez, él dijo: He aquí, una nube tan pequeña como la mano de un hombre sube del mar. Y dijo: Sube, y di a Acab: "Prepara tu carro y desciende, para que la fuerte lluvia no te detenga." 1 Reyes 18:44
Sigue orando por la lluvia. Sigue creyendo y sigue esperando. Y cuando esas nubes oscuras aparezcan en tu horizonte, no te dejes asustar. Estas son las mismas nubes por las que has orado. Estas son las nubes que sostienen tus lluvias de bendiciones. El grito de aleluya y alabar a nuestro Rey Todopoderoso, porque el poder del Señor está a punto de llover en tu vida.
Y sucedió que al poco tiempo, el cielo se oscureció con nubes y viento, y hubo gran lluvia. Y Acab montó en su carro y fue a Jezreel. Y la mano del SEÑOR estaba sobre Elías, el cual ciñó sus lomos y corrió delante de Acab hasta Jezreel. 1 Reyes 18:45-46




Publicado en Sin categorizar
Vistas 10392 Comentarios 1
Total de comentarios 1

Comentarios

  1. Viejo comentario
    Interesante, y es cierto.
    A veces hay pocas cosas buenas que según nosotros hay que ver, la realidad es que hay tantas cosas buenas que ver y hacer.
    Pero hay días que parece que todo es rutina.
    Cuando llega la sequía solo Dios es la salvación.
    Enviado el 28-feb-2014 a las 15:56 por DanielPastor DanielPastor está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 03:49.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.