Un blog cristiano

 
 

Meditaciones de la Biblia en mi lectura diaria
Calificar esta entrada

Renunciando a lo propio

Enviar "Renunciando a lo propio" a del.icio.us Enviar "Renunciando a lo propio" a Digg Enviar "Renunciando a lo propio" a StumbleUpon Enviar "Renunciando a lo propio" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 01-ago-2011 a las 11:51 por walter971

Alguien comprometido con la causa es aquél que aún sus derechos termina cediendo por motivo de ella.

Él no tenía porque soportar el que lo trataran así, pero lo soportó y todo por causa de su misión: Hch 14:19-20 Entonces vinieron unos judíos de Antioquía y de Iconio, que persuadieron a la multitud, y habiendo apedreado a Pablo, le arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto. (20) Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad; y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe.

Si algo podemos decir de Pablo es que fue alguien comprometido con la causa que se le encomendó, y lo pudo hacer porque hizo a un lado los derechos que legítimamente tenía. ¿Qué es lo que prima a la hora de tomar decisiones? ¿Son tus derechos o tu compromiso con aquello a lo que Dios te ha llamado? Mejor que fuera esto último.

1) DERECHOS
Pablo era un hombre con derechos legítimos, pero aquello no fue un estorbo para soportar lo que su llamado le demandaba.

Hch 22:25-29 Pero cuando le ataron con correas, Pablo dijo al centurión que estaba presente: ¿Os es lícito azotar a un ciudadano romano sin haber sido condenado? (26) Cuando el centurión oyó esto, fue y dio aviso al tribuno, diciendo: ¿Qué vas a hacer? Porque este hombre es ciudadano romano. (27) Vino el tribuno y le dijo: Dime, ¿eres tú ciudadano romano? El dijo: Sí. (28) Respondió el tribuno: Yo con una gran suma adquirí esta ciudadanía. Entonces Pablo dijo: Pero yo lo soy de nacimiento. (29) Así que, luego se apartaron de él los que le iban a dar tormento; y aun el tribuno, al saber que era ciudadano romano, también tuvo temor por haberle atado.

En otra oportunidad sucedió que: Hch 16:36-39 Y el carcelero hizo saber estas palabras a Pablo: Los magistrados han mandado a decir que se os suelte; así que ahora salid, y marchaos en paz. (37) Pero Pablo les dijo: Después de azotarnos públicamente sin sentencia judicial, siendo ciudadanos romanos, nos echaron en la cárcel, ¿y ahora nos echan encubiertamente? No, por cierto, sino vengan ellos mismos a sacarnos. (38) Y los alguaciles hicieron saber estas palabras a los magistrados, los cuales tuvieron miedo al oír que eran romanos. (39) Y viniendo, les rogaron; y sacándolos, les pidieron que salieran de la ciudad.

Es decir, Pablo tenía derechos legítimos que por causa de su misión fueron vulnerados, y… ¿qué hizo él al respecto? Nada, los quitó a un lado y siguió adelante con su misión. Hch 14:19-23 Entonces vinieron unos judíos de Antioquía y de Iconio, que persuadieron a la multitud, y habiendo apedreado a Pablo, le arrastraron fuera de la ciudad, pensando que estaba muerto. (20) Pero rodeándole los discípulos, se levantó y entró en la ciudad; y al día siguiente salió con Bernabé para Derbe. (21) Y después de anunciar el evangelio a aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, (22) confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios. (23) Y constituyeron ancianos en cada iglesia, y habiendo orado con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

¿Cuál es el punto? Todos tenemos derechos, derecho a la privacidad, derecho a tener vacaciones, derecho a tener planes de futuro, derecho a quedarme en casa junto a la estufa en los fríos días de invierno, derecho a que se nos respete, etcétera.

Todos tenemos derechos legítimos pero, ¿qué vamos a hacer cuando ellos se vean vulnerados por causa de nuestro llamado como cristianos? ¿Qué vamos a hacer cuando nos peguen en una mejilla, o nos pidan la túnica, o nos obliguen a llevar carga por una milla (Mat.5:39-41), por ejemplo?
Todos tenemos derechos pero si te apegas más a ellos que a tu llamado, entonces no creo que estés tan comprometido con la causa de Jesús.

Pablo escribió poco antes de su martirio: 2Ti 2:8-11 Acuérdate de Jesucristo, del linaje de David, resucitado de los muertos conforme a mi evangelio, (9) en el cual sufro penalidades, hasta prisiones a modo de malhechor; mas la palabra de Dios no está presa. (10) Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna. (11) Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él;

"...hasta prisiones a modo de malhechor...todo lo soporto por amor a los escogidos...", si algo podemos decir de Pablo es que estaba muy comprometido con la causa para la cual había sido apartado, aún al punto de permitir que sus derechos legítimos le fueran vulnerados.

CONCLUSIÓN
En estos días escuchaba decir:"es imposible amar si uno no está dispuesto a ceder en sus derechos". Y a esto agregar, es imposible servir y cumplir nuestra misión si no estamos dispuestos a ceder en nuestros derechos. Ese fue el ejemplo que nos dejó Jesús:

Flp 2:5-8 Pensad entre vosotros de la misma manera que Cristo Jesús, (6) el cual: Aunque era de naturaleza divina, no se aferró al hecho de ser igual a Dios, (7) sino que renunció a lo que le era propio y tomó naturaleza de siervo. Nació como un hombre, y al presentarse como hombre (8) se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, hasta la muerte en la cruz.
Publicado en Sin categorizar
Vistas 1796 Comentarios 1
Total de comentarios 1

Comentarios

  1. Viejo comentario
    muy bueno hno... El mejor derecho que podemos tener y al cual no renunciar es el de "Ser hijos de Dios"... saludos..
    Enviado el 01-ago-2011 a las 21:04 por souljazz souljazz está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 18:50.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.