Lento pero seguro...

 
 

Calificación: 1 votos, 5.00 promedio.

Cara a cara con mi pasado...

Enviar "Cara a cara con mi pasado..." a del.icio.us Enviar "Cara a cara con mi pasado..." a Digg Enviar "Cara a cara con mi pasado..." a StumbleUpon Enviar "Cara a cara con mi pasado..." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 08-ene-2016 a las 17:53 por lamenor

Cara a cara con mi pasado.

Hace unas semanas, yendo a Melipilla al Centro de rehabilitación, pasamos por el barrio donde viví prácticamente toda mi niñez y adolescencia, para comprar un quintal de harina.

Nos detuvimos, miré los departamentos las calles y se agolparon en mi mente muchos recuerdos, la gran mayoría tristes... al mirar hacia al frente y arriba veo en un balcón asomarse a una mujer, sin pensarlo grité: ¡¡Myriam!! ¡¡Myriam!!... Ella respondió: ¡¿Quien eres?!... Patty!!!... ¿¡Cual Patty?!... ¡¡¡La de hace siglos!!!... ¿!La del dos?! ...¡¡SIII!!!...
Grita: ¡¡Orietta!! Orieta!!! Se asoma otra dama, le indica algo y también me mira... ¿¡Es Orietta?! SIII!!!...

Orietta, nuestro cable a tierra, la q siempre nos contenía. Ellas junto a otros chicos eran mi familia, se me vinieron al recuerdo numerosas correrías, algunas muy peligrosas, peleamos, nos reconciliamos, nos cubríamos las espaldas, las escapadas, vivencias al limite, experimentando en drogas y alcohol...

Hasta q un día, hubo un cambio en mi, JESUS me salió al encuentro, me prometí no dejarlas, después de la iglesia, iba al grupo, pero ellos se sentían incomodos conmigo, yo ya no consumía droga ni alcohol, no se sentían en libertad ni siquiera de decir malas palabras ni en doble sentido delante de mi.... Les conté lo maravilloso q me había pasado, no lo entendieron, finalmente yo no los dejé, ellos me dejaron...

Fue un hecho puntual en ese lugar, q marcó a muchos, algunos vinieron al SEÑOR, otros terminaron sus vidas de muy mala manera...

Y este momento parecía un sueño, en el q viajé en el tiempo, e igual q hace muchos años, nos gritábamos y nos hacíamos señas...

Les dije, con llanto en los ojos y también en el alma: ¡¡¡Las quiero!!!... Nosotros también!!!!... Les lancé muchos besos y abrazandome a mi misma, les mostré q anhelaba abrazarlas, ellas hicieron lo mismo.

Mi esposo tocó la bocina, urgía q partiéramos a nuestro compromiso, haciendo adiós con nuestras manos, me subí al auto y emprendimos viaje.

En medio de lágrimas, elevé una oración: PADRE ETERNO, acuérdate siempre de ellas, cuídalas y q te conozcan, en el nombre de JESUS.

Para ellas ese momento debe haber sido como una extraña aparición, solo espero q rememoren el mensaje de JESUS y el testimonio de vida q les fue dado en el pasado a través de una joven adolescente q formó parte de sus vidas.
Publicado en Sin categorizar
Vistas 5510 Comentarios 0

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 12:20.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.