inmarcesible

 
 

Calificar esta entrada

PROMESA ES COMPROMISO

Enviar "PROMESA ES COMPROMISO" a del.icio.us Enviar "PROMESA ES COMPROMISO" a Digg Enviar "PROMESA ES COMPROMISO" a StumbleUpon Enviar "PROMESA ES COMPROMISO" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 17-abr-2019 a las 09:15 por inmarcesible

PROMESA ES COMPROMISO
Para la gente del mundo resulta incomprensible, aún incluso para muchos cristianos también, que siendo Dios bueno, y todo poderoso, el mundo esté como está, lleno de injusticias, y calamidades.
Desde el principio de los tiempos Dios ha mostrado su carácter bondadoso hacia el ser humano procurando ayudarle a alcanzar su favor, instruyo a Adán sobre lo que debía de hacer para no perder su lugar de privilegio, al poner a su alcance ese conocimiento le dio la posibilidad de decidir su camino, otorgando al hombre lo que éste tanto reclama como un derecho propio, libre albedrio, de esa manera le hizo dueño de su destino, y responsable de su futuro

Cualquier meta que pretendamos alcanzar en la vida, necesariamente viene precedida por unas condiciones especificas para poder realizarse, las promesas de Dios son precisamente eso metas a alcanzar, juntamente con ellas, el Señor nos muestra las condiciones bajo las cuales se hacen realidad cada promesa, de nosotros depende el cumplir los requisitos que cada promesa requiere para realizarse.
Si pretendemos construir un edificio, por una parte necesitamos los permisos para tal actividad, así como
El Señor llamó a Abraham y le hizo una promesa mostrándole también la condición bajo la cual esa promesa se haría efectiva:
Genesis 12:1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostrare 2Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.
¿Qué tenía que hacer Abraham? Salir de su casa y sus parientes, entonces Dios haría lo que prometió, ¿Qué hizo Abraham en realidad? Se llevó a su sobrino con el
Genesis 12:4 Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él…….
Hasta que no se separaron, Dios no confirmó su promesa;
Genesis 13: 14 Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. 15Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre.b 16Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada.
Por decirlo de algún modo, el tiempo que Lot estuvo con Abraham, la promesa de Dios estaba paralizada, sin posibilidad de realizarse, fue un tiempo perdido, debemos de percatarnos de no estar esperando en vano en promesas en las cuales no estemos cumpliendo los requisitos necesarios para que se hagan realidad.
A lo largo de estas páginas veremos que Dios está seriamente comprometido en la labor de bendecirnos, pero como explicamos al principio en el caso de Adán, nosotros jugamos un papel decisivo para que eso suceda.


Toda promesa de Dios implica un compromiso por su parte, cuando el Señor promete algo, lo hace voluntariamente, nadie le obligó, por eso una promesa de Dios manifiesta su deseo, voluntad, interés, y compromiso en cumplir lo que prometió.
Si por parte del Señor existe todo el interés, y determinación de bendecirnos, y por nuestra parte está todo el deseo de recibir la bendición, pero ésta no se produce, indudablemente existe un problema de comunicación, verdaderamente no hemos entendido, el carácter, ni la naturaleza bondadosa del Señor, tan poco somos conscientes de su propósito, ni de la veracidad, y autoridad de su palabra, nuestra incredulidad es el obstáculo.
El Señor está seriamente interesado en nuestro éxito, pero como veremos, el hecho de que este tenga lugar, hay una parte que depende enteramente de nosotros, habiendo en las Escrituras multitud de ejemplos mostrando que por causa del hombre en muchos casos la bendición pasó de largo, y en otros hubo serias dificultades para que ésta al final se diese.
Dios prometió a Abraham que le daría a su descendencia la tierra de Canaán, de forma que cuando Israel salió de Egipto lo hizo guiado, y respaldado por Dios para tomar lo prometido, el Señor tenía al menos tanto interés como Israel en hacer realidad esa promesa, de tal manera que solo debían seguir sus instrucciones para tomar aquello que Dios ya les había concedido, no se pudo llevar a cabo en aquella generación por la incredulidad del pueblo judío.
Después de aquello, Dios sostuvo y proveyó a aquella nación rebelde durante cuarenta años en el desierto, soportando sus pecados, hasta que la nueva generación estuviese preparada para tomar la tierra, manifestando así, su interés y compromiso en cumplir lo que promete.
El nos ofrece su bendición, cuando nosotros no creemos en ella o en el método que utiliza para hacérnosla llegar, desobedecemos sus instrucciones, y esto impide que alcancemos lo que el quiere darnos.
El Señor mismo prometió a Josué la victoria y el éxito durante toda su vida para poder cumplir la promesa hecha a Abraham, o dicho de otro modo, Dios era parte muy interesada en el éxito de Josué, pero para que ese éxito tuviera lugar demandaba obediencia. Y vemos que efectivamente era imprescindible, cuando Acam tomó lo que se había prohibido, firmó la posterior derrota de Israel contra la ciudad de Ahí.
Otro ejemplo de cómo el deseo de Dios estuvo a punto de ser truncado por la incredulidad del hombre, lo protagonizo Naaman , la Escritura afirma que Dios bendijo a Siria por medio de este general, si el Señor usa a alguien como instrumento de bendición, ¿no tendrá el propósito de bendecirle a el también?
Por supuesto, soy de la opinión de que la esclava que le mostró la posibilidad de sanar, no estaba en su casa por casualidad, aun así este hombre, a punto estuvo de regresar a casa leproso, está claro que Naaman creía que en Israel le esperaba la sanidad de su enfermedad, de lo contrario, siendo un hombre tan importante, y por lo tanto ocupado, nunca hubiera abandonado Siria, el conocía perfectamente las instrucciones que se le habían dado para conseguir la sanidad, su sierva primero, y el profeta después se lo dijeron, pero el no creer en el método de Dios, provocó que por un momento lo desobedeciera, y por ello estuvo a punto de regresar leproso.
Esta historia nos enseña que saber, y creer no siempre significa lo mismo, lo que hace que actuemos es la fe, no el conocimiento, Naaman fue a Israel porque creyó que su sanidad estaba allí, pero no creyó en el método que se le dijo para alcanzarla, y por ello rehusó obedecerlo.
Esta misma situación vivimos a menudo los cristianos, hay promesas que creemos fácilmente, y al actuar en consecuencia podemos disfrutarlas, otras en cambio tenemos dificultades para creerlas, y por ello perdemos multitud de bendiciones.
Tanto Dios como el hombre se mueven por fe, El hombre actúa según lo que él cree, el Señor lo hace por lo que cree el hombre
Incredulidad, y desobediencia están Tan íntimamente ligadas, que para Dios vienen a ser lo mismo:
pedro 2: 7;8
para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen,
La piedra que desecharon,
Los edificadores,
Ha venido a ser la cabeza del ángulo;c
piedra de tropiezo, y roca que hace caer,d
Porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.
P.R.B
Publicado en Sin categorizar
Vistas 1557 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 20:05.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2019, Jelsoft Enterprises Ltd.