subastando la neurona

 
 

tan profundo y superficial como la vida misma...
Calificación: 2 votos, 5.00 promedio.

TAN AMADOS, TAN ODIADOS. TAN DE DIOS.

Enviar "TAN AMADOS, TAN ODIADOS. TAN DE DIOS." a del.icio.us Enviar "TAN AMADOS, TAN ODIADOS. TAN DE DIOS." a Digg Enviar "TAN AMADOS, TAN ODIADOS. TAN DE DIOS." a StumbleUpon Enviar "TAN AMADOS, TAN ODIADOS. TAN DE DIOS." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 23-mar-2015 a las 15:21 por souljazz

Existe un grupo de personas hombres y mujeres que viven en medio de una disyuntiva constante.
Desde que se enteran de la labor de su padre y comienzan a entender su importancia, también comienzan a tener serios debates internos de pensamientos, acciones y creencias.

Muchos de ellos se niegan a ser igual que el resto pero no pueden evadirse del resto, otros se abren a toda especie de crítica e idea sobre su persona que terminan perdiendo su esencia e identidad.

Son amados por muchos porque están ahí, siempre dispuestos, siempre luchando, siempre esforzados; se hacen parte del paisaje de las congregaciones y es común verlos y alegrarse por que están dando su mejor esfuerzo en lo que requiere diligencia.

Son amados por muchos porque Dios les da una gracia que les permite “caer bien” entre tantas personas.

Son amados por muchos porque aprenden a ser como sus padres, a pesar de las críticas y las malas caras sostienen una palabra amable o una sonrisa afable aunque por dentro sus debates siguen ahí; pero se resisten a que afloren.

También, son odiados. Por muchos.

Porque tiene la “desgracia” de estar cerca del que da la cara por todos, porque se busca su perfección y erran, porque ese errar para ellos esta “prohibido” o al menos intolerado por ser quienes son.

Son odiados por muchos porque les ven como gente “consentida” que no “sufre”, además que parece que siempre están “felices” y eso no se puede soportar de nadie.

Cuando se levantan muchos los quieren derrumbar, cuando caen muchos lo celebran; cuando no actúan muchos les recriminan su pasividad, cuando están proactivos muchos piensan que “hacen lo que quieren”.

Algunos son odiados merecidamente, otros son queridos merecidamente. Pero en su mayoría son odiados por quien no debe y queridos por quien puede.

¿Y ellos que piensan?

Varios de ellos y ellas no siguieron la fe que sus padres les enseñaron precisamente porque se dieron cuenta que no estaban listos para ese amor y también para ese compromiso.

Otros mas en sus intentos y esfuerzos han caído y llegado a ser sinónimo en las congregaciones de “LO PEOR”.

Estar bajo la mirada de todos es difícil, estar bajo la mirada de Dios es mas duro aun. Pero es mas fácil obedecer a Dios que te exige porque te ama. Que a personas que te exigen pero no saben ni porque.

Pero sin duda lo que mas les duele es saber que tienen en casa al que anima e impulsa a la fe de todos, pero no la de ellos.

Porque su progenitor esta sirviendo a Dios, al Dios que saben que les ama, que dio su Hijo por ellos, que resucito para darles vida. A ese Dios que ellos van descubriendo en la vida de sus padres, en las luchas de la casa, en las pruebas de su caminar.

Ellos son los mas críticos con sus padres, pero sin dejar de ser sus escuderos.
Ellos son los mas duros en cuanto a su exigencia personal.

La mayoría, son los mas apurados por aprender algo que sirva en la labor de papá terrenal y papá celestial.

Prefieren llorar en casa y soñar escuchando alabanzas, que esperar a papá porque tuvo que andar en diligencias de su ministerio. Pero no se rajan, no se flagelan, no se auto-compadecen. Dios les da una fe verdadera a los que han creído.

Muchos de ellos son VERDADEROS hijos de fe, porque han ido a tantas reuniones, escuchado tantas predicaciones, visto tantas necesidades; que Dios se ha revelado a su corazón y ellos no lo descubren, lo viven.

Viven en Gracia, en misericordia y en paz, por el puro afecto de Dios.

Seguirán ahí, en cada congregación y en cada actividad, seguirá habiendo quien los “ame” y quien los “odie”. Pero algo es cierto, Dios seguirá haciendo de ellos personas distintas porque viven en un hogar distinto, aunque ellos no lo hayan pedido.


Con mucho cariño para mis amigos y hermanos (hombres y mujeres) que son HIJOS DE PASTOR
.


“a Tito, verdadero hijo en la común fe: Gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y del Señor Jesucristo nuestro Salvador.”
Tito 1:4
Publicado en Sin categorizar
Vistas 12028 Comentarios 4
Total de comentarios 4

Comentarios

  1. Viejo comentario
    Hermosa reflexión, con esa mirada profunda, analítica, seguramente muchos de ellos se han de sentir identificados y con ese aliento a la fe en Nuestro Señor, gracias por considerar a esos hijas e hijos de pastores.
    Enviado el 03-abr-2015 a las 23:40 por silvi silvi está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  2. Viejo comentario
    Increiblemente cierto, no soy hijo de pastor, aunque he tenido varios amigos y amigas en la fe, que si lo son y he conocido de vista a otros tantos, y ciertamente siempre estan bajo el ojo de muchas personas. Es cierto que siempre tratan de hacerlo lo mejor posible, aunque a veces no siempre se puede.
    Conversando con algunos de ellos, me han dicho que ese es una de los problemas que ellos tienen por el ser hijos de pastor.

    Gracias por la reflexión.
    Dios te Bendiga
    Enviado el 26-may-2015 a las 10:31 por JuanCortez JuanCortez está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  3. Viejo comentario
    gracias Silvi y Juan por sus palabras...

    bendiciones y sigamos viviendo en honra y fe
    Enviado el 02-jun-2015 a las 01:02 por souljazz souljazz está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  4. Viejo comentario
    Después de leer atentamente tu reflexión, tan sólo puedo decir una palabra y es esta: GUAU!
    Enviado el 24-jul-2015 a las 07:01 por Quim Quim está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 12:24.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.