Un blog cristiano

 
 

Meditaciones de la Biblia en mi lectura diaria
Calificar esta entrada

Ayuda efectiva

Enviar "Ayuda efectiva" a del.icio.us Enviar "Ayuda efectiva" a Digg Enviar "Ayuda efectiva" a StumbleUpon Enviar "Ayuda efectiva" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 25-ago-2011 a las 12:14 por walter971

El ejercicio de la paciencia, un don dormido en la Iglesia de hoy.

La orden es avanzar, pero a muchos se les hace difícil y es ahí donde entra el ejercicio de la paciencia: 1Ts 5:14 DHHe (D) También os encargamos, hermanos, que reprendáis a los que no quieren trabajar, que animéis a los desanimados, que ayudéis a los débiles y que tengáis paciencia con todos.

No todos viven su cristianismo de la misma manera, pero a todos se les debe ayudar, con paciencia, a llegar a la meta. La paciencia no es una actitud pasiva, por el contrario, es activa, y en este caso, en el ayudar a cada uno a alcanzar la meta.

1) RETROCEDER JAMÁS
Heb 10:38 NT BAD Los que por fe han sido hechos aceptos ante Dios, por fe han de vivir. Si no confían en El en todas las circunstancias de la vida, si se vuelven atrás, Dios no estará contento con ellos”.

He allí la verdad, el volverse atrás no agradará a Dios. De ahí la urgencia por ejercer la paciencia para que ninguno retroceda. Pero paciencia que debe ser bien enfocada para lograr el fin que persigue.

2) SABIDURÍA EN LA PACIENCIA
Habiendo definido la paciencia como un movimiento en pro del que está amenazado por su actitud de retroceder, sería inteligente de nuestra parte definir primeramente que es lo que está provocando su vacilación.

Dijo Pablo: 1Ts 5:14 NT BAD Además, amados hermanos, reprendan a los perezosos y a los desenfrenados; conforten a los que tienen miedo; cuiden de los débiles y tengan paciencia con todos.

Entienda esto:¡no todos vacilan en su fe por la misma causa, y si la causa no es la misma, tampoco lo puede ser la solución!

Debemos ejercer la paciencia para que no retrocedan, pero el ejercicio de la misma no será igual en todos los casos y de ahí la sabiduría a la que estoy refiriendo.

"Reprendan...; conforten...; cuiden..." son tres acciones totalmente diferentes en su naturaleza, que aplican a tres problemas diferentes en su origen, pero que buscan un mismo objetivo común, a eso me refiero con sabiduría en el ejercicio de la paciencia.

CONCLUSIÓN

Como cuerpo de Cristo debemos velar unos por otros, y en esto hacer todo lo posible para que ninguno retroceda. La idea es que, en el ejercicio de esa paciencia, miremos bien sobre la causa que lleva a la vacilación del otro, y no dudemos de hacer lo que sea adecuado para ello.

"No se una a los ociosos, amonéstelos. No grite a los de poco ánimo (tímidos y débiles), aliéntelos. Es difícil distinguir entre flojera y temor. Dos personas pudieran no hacer nada, uno porque es ocioso y el otro por temor a cometer errores. La clave para ministrar es sensibilidad: captar la condición de cada persona y ofrecer el remedio apropiado para cada situación. Usted no puede dar ayuda efectiva hasta que no conozca el problema. No puede aplicar el medicamento hasta que no sepa dónde está la herida." Comentario Biblia Diario Vivir, 1Tes.5:14
Publicado en Sin categorizar
Vistas 5144 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 06:08.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.