yblancom

 
 

Calificar esta entrada

El temor...

Enviar "El temor..." a del.icio.us Enviar "El temor..." a Digg Enviar "El temor..." a StumbleUpon Enviar "El temor..." a Google Compartir en Facebook
Enviado el 26-sep-2017 a las 18:05 por yblancom

Nehemías dio un primer paso montando una guardia en los lugares más visibles y vulnerables del muro. Los enemigos podían Los judíos que vivían en los pueblos cercanos (3:2, 5, 7, 13) siguieron informando a los de la ciudad que el enemigo planeaba un ataque por sorpresa. No sabemos si estos judíos estaban meramente esparciendo rumores o ayudando a promover la conspiración, pero ellos hablaron del asunto muchas veces. ("Diez veces" en hebreo significa "muchas veces". Véase Gn. 31:41 y Nm. 14:22.) Nehemías no respondió de inmediato y probablemente estaba buscando la dirección divina. Él no le tenía temor al enemigo; pero cuando vio que su pueblo empezaba a atemorizarse, empezó a actuar. Cuando Franklin Roosevelt fue elegido presidente, en su primer discurso a la nación, cuando todavía estaban en la Gran Depresión, dijo: "Lo único que debemos temer, es al temor mismo". Puede ser que tomó y adaptó las palabras de Henry David Thoreau, el naturalista estadounidense, que escribió en su diario el 7 de septiembre de 1851: "Nada hay que temer tanto como al temor". ¿Por qué? Porque el temor paraliza. El temor es contagioso y paraliza a otros. El temor y la fe no pueden vivir juntos en el mismo corazón. Cristo dijo: "¿Por qué teméis, hombres de poca fe?" (Mt. 8:26). Las personas atemorizadas desalientan a otros y ayudan a la derrota (Dt. 20:8).darse cuenta que los judíos estaban preparados para luchar. Armó a familias enteras, sabiendo que ellos permanecerían juntos y se ayudarían unos a otros. Los judíos no solo repararon los muros cercanos a sus casas (Neh. 3:28-30), sino que estuvieron cerca de su familia para proteger su hogar y ciudad

Luego de revisar toda la situación, Nehemías animó a la gente para que no temieran sino que confiaran en la ayuda de Dios. Si tememos al Señor, no hay razón para temer al enemigo. El corazón de Nehemías estaba cautivado por el Dios "grande y temible" de Israel (4:14; véase 1 :5), y sabía que Él era lo suficientemente fuerte para el reto que enfrentaban. También le recordó al pueblo que estaban luchando por su nación, su ciudad y sus familias. Si la nación quedaba destruida, ¿qué sucedería con las grandes promesas de Dios para Israel y su plan de redención?

Cuando nos enfrentamos a una situación que crea temor en nuestro corazón, debemos recordarnos a nosotros mismos la grandeza de Dios. Si caminamos por vista y vemos a Dios a través de los problemas, fracasaremos, como les pasó a los israelitas en Cades-barnea (Nm. 13:26-33). Pero si miramos a los problemas a través de la grandeza de Dios, tendremos confianza y triunfaremos. Ese fue el abordamiento de David cuando se enfrentó a Goliat (1 S. 17:45-47).

Nehemías sabía que no era suficiente con restaurar el muro; debemos también estar de guardia, no sea que el enemigo nos lo quite. Edificar y batallar son ambas parte normal de la vida cristiana si somos discípulos fieles (Lc. 14:28-33).

Por: Luis Maturano

BBN Instituto Bíblico



Algo que quiero rescatar de toda esta reflexiòn es que de verdad cuando tememos a nuestros problemas, no lo podemos resolver. Debemos decidir cambiar nuestra mente y decir a ese problema que hay un Dios grande y poderozo que nos defiende y nos dice No Temas que Yo estoy contigo. Repitelo en tu mente, no negocies tu gozo con el problema, confia en el único que te puede ayudar y sacar de él.
En lo personal lo vivo y he puesto en práctica eso, Dios es fiel y no nos dejará!!

Vence el temor con el amor y la confianza en el Dios que nos Ama!!!
Publicado en Sin categorizar
Vistas 311 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 06:01.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2017, Jelsoft Enterprises Ltd.