Acerca de dudas, certezas y reflexiones.

 
 

PARA EXPRESAR IDEAS, SENTIMIENTOS... Y ALGÚN QUE OTRO DESEO.
Calificación: 2 votos, 5.00 promedio.

Puestos los ojos en Jesús

Enviar "Puestos los ojos en Jesús" a del.icio.us Enviar "Puestos los ojos en Jesús" a Digg Enviar "Puestos los ojos en Jesús" a StumbleUpon Enviar "Puestos los ojos en Jesús" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 18-oct-2016 a las 09:23 por Quim

¡Anda y que no hay situaciones en las que me gustaría no ser cristiano!
Hablo de ésas en las que pagaría por poder pasar de todo y hacer lo que me pide el cuerpo.
Y no me refiero a nada que tenga que ver con utilizar la violencia física (de entrada) sino con darme el gustazo de poderle decir a alguien lo insoportable que me resulta su proceder.
Hay veces que tengo que contar, no ya hasta diez, hasta setenta veces diez.
Pero se da la circunstancia (feliz) de que sí que lo soy, cristiano. Y de que no puedo permitirme el lujo de responder agriamente a nadie, aunque haga méritos.
De hecho, si quiero ser cabal, no puedo ni siquiera permitirme el lujo (¡vaya por dios!) de fantasear con que lo hago, como forma de desahogo.


He.12:1-3
Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él menospreció el oprobio, y se sentó a la diestra de Dios.
Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra si mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.

Menospreciar.
1. tr. Tener a alguien o algo en menos de lo que merece.
2. tr. despreciar.

Oprobio.
1. m. Ignominia, afrenta, deshonra.


He aquí la verdadera importancia del asunto:
Si nos fijamos en el ejemplo de Jesús, esto es, si ponemos los ojos en él, para observar, podemos sacar unas conclusiones de valor incalculable.
Pongámonos en situacion:
Vive desde la eternidad. Es uno con el Padre. (Jn.17:5).
Por medio de él fueron creadas todas las cosas y por medio de él todas las cosas subsisten... (Col.1:15-20)
(Como ves, estamos hablando de alguien que tiene "cierta" importancia).
Y, un día, decide obedecer y humillarse, y bajar de categoría hasta un punto en el que no puede bajar más (se hace humano, imagínate. Sal. 144:3-4) para poder recuperar a todo aquél que quiera creerle, de los que un día le dimos la espalda.
Y una vez aquí, después de dar muestras de su Deidad, de hacer el bien a destajo y de hacernos saber que hay esperanza, resulta que se le insulta, se le calumnia, se le detiene, se le golpea ("golpea" es un eufemismo; ¿has visto "La Pasión de Cristo"?) se le crucifica y se le mata.
Y dice que lo tuvo ¡por bien empleado! (Menospreció el oprobio).
¿Por qué? Por nosotros. Nosotros somos "el gozo puesto delante de él". Cada latigazo, cada insulto, cada golpe, los tuvo en poco porque tenía la vista puesta en tí y en mí. Su sufrimiento era la llave que abría la puerta de la prisión donde estábamos encerrados. Y lo sabía. Y por eso se entregó a la barbarie. Sin dudarlo.
Puestos los ojos en Jesús. Considerando su sacrificio llegamos a darnos cuenta de que a veces nos quejamos por tonterías. (¿A veces?)
Dejando que su ejemplo me hable, reconozco que tengo muy poco aguante.
Difícilmente voy a sufrir lo que sufrió él, o sea que, ¿de qué me quejo? ¿De que no me saludan? ¿De que no me valoran? ¿De que no me dan lo que creo que merezco?
Puestos los ojos en Jesús, en su entrega, en su ejemplo, en su valentía...
Puestos los ojos en Jesús para intentar ver lo que él miraba.
Él no miraba el dolor. No miraba las ofensas. No miraba la ingratitud. No miraba ni el sufrimiento ni la muerte.
Te miraba a tí. Me miraba a mí. Miraba nuestra libertad.
Pensemos en el gozo puesto delante de nosotros. En que con nuestra paciencia estaremos corriendo la carrera, la meta de la cual no es otra cosa que el dejar que Jesús sea formado en nosotros, en nuestro carácter, como medio de alcanzar a otros.
Acordémonos de esto cuando alguien nos critique, o no nos valore, o sea antipático y tengamos la poca vergüenza de enfadarnos. Y de quejarnos.
Si nos molesta que alguien no nos salude, no se cómo de antipático podría llegar a resultarnos el tipo que se dedicara a despellejarnos la espalda con un látigo. Supongo que bastante.

Ya acabo, aunque antes quisiera pedirte perdón, lector, por haber utilizado la expresión " tener poca vergüenza". A lo mejor podría haber dicho lo mismo con otras palabras.
Sí, quizás me he extralimitado. Mira, te las dejo aquí y tú elijes la que más te guste: desfachatez, atrevimiento, audacia, cinismo, deshonestidad, frescura, impudicia, insolencia, morro o tupé.
Que todas sirven.
Publicado en Sin categorizar
Vistas 10770 Comentarios 3
Total de comentarios 3

Comentarios

  1. Viejo comentario
    Hola no se si es escrito tuyo propio pero eso me pasa igual a mi, a veces como que le entra a uno el espíritu de KungFuSion (invento de mi madre xd) de querer decirle sus cuatros a equis persona bien sea porque nos hizo algo o porque hablo mal de Dios o por equis persona es mal agradecida, cualquier cosa y esa confusión hace que nos tapemos y no veamos aveces la realidad de que es el Señor quien se encarga de nuestros problemas y luego digamos "no eso esta mal delante de los ojos del Señor El nunca haría eso.

    Buen post bendiciones
    Enviado el 25-oct-2016 a las 00:23 por marimely marimely está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  2. Viejo comentario
    Gracias. Es un placer comprobar que te ha gustado. Y si, es mío.
    Enviado el 26-oct-2016 a las 04:01 por Quim Quim está fuera de línea ¡Visita su Blog!
  3. Viejo comentario
    Cita:
    .. sino con darme el gustazo de poderle decir a alguien lo insoportable que me resulta su proceder.
    Hay veces que tengo que contar, no ya hasta diez, hasta setenta veces diez...no puedo permitirme el lujo de responder agriamente a nadie, aunque haga méritos.
    El ser humano tiende a expresar sus emociones por medio de ese agujero llamado boca, que hay veces convierte a la lengua en látigo y a muchos ha destruido. Pienso que cada vez son más frecuentes las ocasiones en las que tengo esa extraña sensación de que es mejor no hablar ni responder porque, como dicen en las películas, “todo lo que digas podrá ser (y, no lo dudes, lo será) utilizado en tu contra”.
    Cita:
    Ya acabo, aunque antes quisiera pedirte perdón, lector, por haber utilizado la expresión " tener poca vergüenza".
    En ocasiones no se puede poner límite a la palabra, necesitamos expresarnos a nuestras anchas. A veces decir lo que parece políticamente incorrecto es lo mas correcto que se puede decir. No hay que permitir que nos creen pautas de actuación obligatorias.
    Cita:
    A lo mejor podría haber dicho lo mismo con otras palabras. Sí, quizás me he extralimitado.
    Las palabras pueden ser armas o herramientas: tú eliges las que usas y con qué finalidad.
    Cita:
    Mira, te las dejo aquí y tú elijes la que más te guste: desfachatez, atrevimiento, audacia, cinismo, deshonestidad, frescura, impudicia, insolencia, morro o tupé. Que todas sirven.
    Prefiero no tener que elegir, es una disyuntiva en la que pierdo seguro.
    Cita:
    Si nos molesta que alguien no nos salude, no se cómo de antipático podría llegar a resultarnos el tipo que se dedicara a despellejarnos la espalda con un látigo. Supongo que bastante.
    Una verdad insoslayable. Procuraré luego darme otra vuelta por acá.
    Enviado el 06-nov-2016 a las 17:20 por Martha23 Martha23 está fuera de línea ¡Visita su Blog!
 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 08:14.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2018, Jelsoft Enterprises Ltd.