Un blog cristiano

 
 

Meditaciones de la Biblia en mi lectura diaria
Calificar esta entrada

En Mi Nombre

Enviar "En Mi Nombre" a del.icio.us Enviar "En Mi Nombre" a Digg Enviar "En Mi Nombre" a StumbleUpon Enviar "En Mi Nombre" a Google Compartir en Facebook
Enviado el 03-jun-2011 a las 12:16 por walter971

Si Jesús estuviera en tus "zapatos", ¿oraría como tú? ¿Pediría lo que tú pides?

Dijo Jesús: Jua 14:13-14 RV1960 (T) (13) Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. (14) Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

He allí la promesa y también la condición: orar en su nombre. Para algunos significa agregar esas palabras al final de sus oraciones, para otros tal vez tenga un significado un poco más profundo.

1) LA ORACIÓN EQUIVOCADA
A la hora de hablar con Dios parece ser que hay quienes creen que toda oración moverá la mano de Dios, y más cuando tenemos promesas como esa. Pero no siempre esto es así:

Stg 4:3 RV1960 (T) Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.

¡Una oración equivocada no puede hacerse recta añadiendo alguna frase mística, como algunos creen al pedir en "el nombre de Jesús"!

Entonces, ¿qué significa pedir en su nombre?

En el libro "El cristiano de rodillas", trata en el capítulo seis sobre este tema, y de varias explicaciones hoy presento esta: orar en su nombre es orar como si fuera Jesús.

2) EN SU NOMBRE
Hay un caso que nos ilustra este punto y es el del criado de Eliseo, Giezi.
2Re 5:20-27 RV1960 (T) Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa. (21) Y siguió Giezi a Naamán; y cuando vio Naamán que venía corriendo tras él, se bajó del carro para recibirle, y dijo: ¿Va todo bien? (22) Y él dijo: Bien. Mi señor me envía a decirte: He aquí vinieron a mí en esta hora del monte de Efraín dos jóvenes de los hijos de los profetas; te ruego que les des un talento de plata, y dos vestidos nuevos. (23) Dijo Naamán: Te ruego que tomes dos talentos. Y le insistió, y ató dos talentos de plata en dos bolsas, y dos vestidos nuevos, y lo puso todo a cuestas a dos de sus criados para que lo llevasen delante de él. (24) Y así que llegó a un lugar secreto, él lo tomó de mano de ellos, y lo guardó en la casa; luego mandó a los hombres que se fuesen. (25) Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿De dónde vienes, Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte. (26) El entonces le dijo: ¿No estaba también allí mi corazón, cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas, bueyes, siervos y siervas? (27) Por tanto, la lepra de Naamán se te pegará a ti y a tu descendencia para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve.


Naamán había recibido un gran milagro de parte de Dios y había querido mostrarse agradecido, de ahí que Giezi se animara a pedir, en nombre de Eliseo (v.22 "...mi Señor me envía a decirte...") aquellas cosas.

La pregunta que debió haberse hecho es, en el caso de que Eliseo estuviera en su lugar, ¿hubiera pedido lo mismo que él? Y la respuesta ya la sabía: 2Re 5:16 PDT Pero Eliseo le dijo: —Yo sirvo al Señor. Te aseguro como vive el Señor que yo no aceptaré ningún regalo. Naamán trató de obligar a Eliseo a que aceptara el regalo, pero Eliseo lo rehusó.

¿Cuál es el punto? Presentarnos ante el trono de Gracia para hallar el oportuno socorro es bueno, y debemos hacerlo en el nombre de Jesús, lo cual significa que, si Jesús estuviera en nuestros "zapatos", pediría exactamente lo mismo que pedimos nosotros, o lo que sería más correcto decir, orar en el nombre de Jesús es orar como si fuera Jesús.

Entonces, ¿cómo hacemos para orar como si fuera Jesús?

3) ORAR COMO SI FUERA JESÚS
Algunos conceptos que nos ayudarán en esto son:

3.1) Conocer la vida de Jesús
Para orar como si fuera Él debo primero conocerle a Él, y esto lo puedo hacer en la lectura de Su palabra, la Biblia. Especialmente en la lectura y meditación de los evangelios encontraremos la comprensión acerca de la persona de Jesús, y en el conocerle a Él oraremos como si fueramos Él.

3.2) Ser guiados por el Espíritu de Cristo
Cuando ascendió a los cielos nos dejó la promesa del Espíritu Santo, el cual hoy vive en cada uno de los creyentes. Es Él quien conoce las cosas de Dios Padre, y nadie mejor que Él para guiarnos a que nuestras oraciones sean como las oraciones de Jesús.

3.3) Tener la mente de Cristo
Nuestro juicio, nuestros valores, nuestras acciones, nuestras palabras, tiene su asiento en la mente, y cuando es la mente de Cristo la que nos gobierna, entonces tendremos el juicio de Cristo, los valores de Cristo, cometeremos las acciones de Cristo y hablaremos las palabras de Cristo.

1Co 2:16 PDT "¿Quién conoce la mente del Señor? ¿Quién puede darle consejo?" Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.

1Co 2:16 TLA Como dice la Biblia: «¿Quién sabe lo que piensa el Señor? ¿Quién puede darle consejos?» Pero nosotros tenemos el Espíritu de Dios, y por eso pensamos como Cristo.

CONCLUSIÓN

Orar en el nombre de Jesús es más que agregar esas palabras al final de nuestros ruegos y peticiones. Orar en el nombre de Jesús es hacerlo como lo haría Él si estuviera en mi lugar.

Y eso es posible porque nos ha dejado Su palabra y al Espíritu Santo, para que así nuestra mente sea transformada a la mente de Él. Si logramos pensar como Jesús, lo más probable es que terminemos orando como Jesús.
Publicado en Sin categorizar
Vistas 3642 Comentarios 0
Total de comentarios 0

Comentarios

 

Todas las horas están en -3 GMT. La hora actual es 01:19.


Powered by vBulletin® Version 3.8.7
Copyright ©2000 - 2023, Jelsoft Enterprises Ltd.